miércoles, 11 de mayo de 2016

Cloracion salina, cloro y sal para piscinas

www.salesdelcentro.es

Piscinas de Sal



¿Sabías que la cloración salina evita la irritación de los ojos, la sequedad de la piel y el desagradable olor a cloro durante el baño?, además con la colración salina nos evitamos la manipulación de productos químicos, proporcionando un baño más sano y natural similar al agua de mar.


La cloración salina transforma el agua ligeramente salada en cloro mediante una reacción electrolitica, al pasar el agua salada de la piscina a traves de unos electrodos, esta reacción genera in situ el cloro que desinfectará el agua de la piscina, siendo un proceso mucho más natural que el tratamiento convencional con productos químicos.


El clorador salino se puede incorporar en el sistema de filtración con una pequeña reforma, es muy importante instalar un clorador suficientemente dimensionado al volumen de la piscina, para no tener problemas en el futuro por falta de cloro. Hay muchos casos en los que se montan cloradores pequeños en proporción al tamaño de la piscina ya que los más pequeños son más baratos que los de mayor capacidad y poco tiempo después cuando el clorador va menguando su capacidad de generar cloro comienzan los problemas, aguas turbias, algas, etc. Suelen recurir después a tener de ayudar al sistema de cloración salina añadiendo cloro químico para evitar la pérdida y descomposición del agua.


Diferencias entre el cloro y la cloración salina o piscinas de sal


Los métodos para la desinfección del agua que más se utilizan para el mantenimiento de las piscinas son las pastillas de cloro lento, también llamado Tricloro, el cloro de choque o cloro rápido  también llamado Dicloro, el cloro líquido o también llamado Hipoclorito sódico y actualmente se esta generalizando la cloración salina que consiste en añadir al agua de la piscina una cantidad de sal de 5 gramos por litro, (muy inferior a la concentración de sal en el agua de mar que es de 35 gramos / litro), mediante un proceso de elcectrolisis a partir del agua y la sal que hemos añadido genera in situ el cloro necesario para la desinfección del agua de la piscina, siendo este tipo de cloro el menos agresivo.


El cloro líquido o hipoclorito sódico, tiene generalmente en una concentración sobre 15 % es más inestable en su composición y pierde efectividad con el tiempo debido a la inestabilidad frente a los rayos solares. Suele utilizarse como cloración de choque.

Las pastillas de cloro lento contienen sobre un 90 % de cloro activo en forma de ácido Tricloroisocianúrico (de ahí llamado Tricloro), disuelto en el agua impide el desarrollo de microorganismos patógenos y crecimiento de algas. Es de disolución lenta, por lo que la liberación de los componentes se hace de forma gradual.

Las pastillas de cloro rápido contienen sobre un 60 % de cloro activo en forma de ácido Dicloroisocianurato Sódico (de ahí llamado Dicloro), disuelto en el agua impide el desarrollo de microorganismos patógenos y crecimiento de algas. Es de disolución rápida, por lo que la liberación de los componentes se hace rápidamente para un tratamiento de choque o la recuperación de aguas.

El cloro generado en la piscina por medio de la cloración salina es similar al hipoclorito de sodio, hipoclorito sódico, cloro líquido, o lejía, que se fabrican utilizando la electrólisis, de forma similar a la cloración salina, solo que con procedimientos más industrializados. Estos tipos de cloro o Dicloros son menos agresivos que los compuestos por el Ácido Tricloroisocianúrico o cloro lento, en general conviene añadirles un estabilizador de cloro que los protege de la radiación solar, que es la que produce su rápida descomposición, dejando el agua expuesta a la proliferación de bacterias.

1 comentario:

  1. Consejos geniales para llevar el correcto mantenimiento de piscina ahora en invierno que es donde el agua más sufre, muy bueno

    ResponderEliminar